Seguidores

5 abr. 2012

DISFRAZ

En esa edad, conocida como tierna infancia, la idea de ser el más espantoso de los piratas o el mejor buscador de tesoros nos iluminaba la imaginación y la sonrisa. Ahora siendo adulto uso mi imaginación  para no dejar de ser siempre niño.